Destacado

BIENVENIDOS A LA HUERTA SOCARRÁ

Quiero daros la bienvenida a esta iniciativa para recuperar variedades locales de la huerta tradicional de La Horcajada,un pequeño pueblo de Ávila dentro de la comarca agrícola del Alto Tormes.

Anuncios

Nuestra huerta se encuentra en La Horcajada, localidad abulense regada por las aguas del río Tormes, tierra de buena gente y lugar donde nacieron parte de mis antepasados.

untitled (2)
Vista de La Horcajada desde la “Peña Gorda”

Esta localidad está dentro de la comarca agrícola del Barco de Ávila-Piedrahita, y englobado según el Consejo regulador en la zona donde se puede cultivar judías del Barco con la Indicación Geográfica Protegida (IGP), las cuales en 1989 obtuvieron el IGP, convirtiéndose en el primer producto leguminoso en obtener dicha indicación.untitled

Este IGP ha dado una fama casi universal  a las judías de esta zona, que se han convertido en un producto muy apreciado en todas partes.

Pero mucho antes de esta merecida fama, ya se cultivaba legumbre en toda la comarca. Antiguamente todas las tierras de la vega del Tormes estaban ocupadas de huertos donde los lugareños cultivaban hortalizas y legumbres para alimentarse y ganarse la vida, por lo que estas tierras conocidas como Las Vegas, eran muy cotizadas.

Hoy en día como ocurre en toda la zona rural española, y concretamente en Castilla, los pueblos están sufriendo una despoblación paulatina, y a pesar de que últimamente existe una corriente que pretende regresar a los pueblos en busca de una mejor calidad de vida, lo cierto es que con el envejecimiento de la población cada vez son menos los que se dedican a la agricultura, quedando así la mayoría de las tierras abandonadas o como huertos de entretenimiento para las personas que buscan comer un poco más sano.

agosto 11 023 (2)
Noria abandonada

Esto ha provocado que muchas variedades hortícolas locales se estén perdiendo para siempre provocando un daño irreparable para la biodiversidad local. Cada vez son menos los que siembran variedades locales y quienes se dedican a la agricultura como hobby, sustituyen estos tesoros locales por el “típico plantón tradicional”, en algunos casos más productivo y fácil de conseguir, pero que duda cabe que con mucha menos adaptación a la zona y un sabor nada comparable a los originales.

EL PROYECTO

Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la Naciones Unidas (FAO) entre los años 1900 y 2000 se perdieron el 75% de las variedades agrícolas del mundo debido a la substitución de los cultivos locales por un número limitado de variedades agrícolas orientadas exclusivamente al rendimiento comercial.

Creemos que las semillas son vida, y como tal deben ser patrimonio de todos, no patentes industriales como ocurre en algunos casos de semillas híbridas y transgénicas, que atan de pies y manos al agricultor con una multinacional que solo busca el rendimiento económico.

Las semillas locales tradicionales aportan propiedades organolépticas muy superiores a las variedades comerciales imperantes, además de estar mejor adatadas a las condiciones ambientales locales lo que hace que respondan mejor a condiciones adversas. Esta biodiversidad hace posible que el riesgo de sufrir plagas se reduzca considerablemente con lo que la probabilidad de pérdidas masivas de cosecha es mucho menor.

Ante este panorama surgió la idea de recuperar variedades hortícolas locales y conseguir reproducirlas ecológicamente para aportar nuestro granito de arena a la conservación de estos tesoros naturales y contribuir a mejorar la biodiversidad de nuestra flora local.

LA HUERTA

Para ello contamos con una huerta en La Horcajada, la cual se ha dedicado desde muchos años atrás al cultivo tradicional de hortalizas. Consta de dos partes una de regadío en la que existen varios árboles frutales antiguos y otra dedicada a cultivos de secano. Después de unos años en barbecho, esta huerta volverá a ser un reducto de biodiversidad local.

Somos defensores de la agricultura ecológica, creemos que únicamente respetando los ciclos vitales de cada variedad y tratándolas naturalmente y libre de agrotóxicos, pueden conseguirse unos alimentos ricos y sanos que nos permitan tener una buena la salud, a la vez que respetamos la naturaleza que es fuente de vida. Creemos firmemente en el dicho popular “somos lo que comemos”. En la huerta nos guiamos mucho del refranero popular, que gracias a la abuela y a sus conocimientos del mismo, nos dan orientaciones estupendas de varios aspectos hortícolas.

Llevamos tiempo intentando recuperar semillas autóctonas naturales a través de amables agricultores que han colaborado con nosotros donándonos algunas variedades y otras obteniéndolas a través de pequeños trueques entre hortelanos aficionados.

Aunque seguimos buscando semillas locales, este año empezamos con el proyecto de reproducción de semillas autóctonas y para ello estamos ya a pleno rendimiento con las labores previas a la plantación, tareas imprescindibles para un correcto desarrollo posterior de los cultivos, y en cuanto las nieves nos lo permitan, nos pondremos con el trabajo de campo. Estas tareas son la planificación del huerto, preparado de la tierra e inicio de semilleros en las variedades que lo requieren.

Si os apetece descubrir la evolución paso a paso de este proyecto y conocer las variedades locales de nuestra huerta, os invito a seguir este blog, donde os mostraré el desarrollo completo de la huerta de principio a fin, como trabajamos nuestra huerta, como cultivar las distintas variedades locales en las que la joya de la corona serán las legumbres, sin dejar de lado obviamente al resto de hortalizas donde tendremos un apartado especial para las hortalizas exóticas, donde este año haremos un ensayo con una variedad de judía nunca antes plantada en España con más de 50 años de antiguedad. En resumen, un sitio donde compartir la experiencia que vamos adquiriendo con el trabajo y estudio diario de la tierra.

 

CULTIVOS DE SECANO: EL GARBANZO

¿Se puede cultivar sin agua? ¿Existe alternativa a la agricultura de regadío? ¿Se pueden aprovechar las tierras de secano?

Hace años era normal ver casi todas las tierras del pueblo cultivadas, las de las vegas y las que disponían de pozo con cultivos de regadío, y el resto de tierras con cultivos de secano. No se podía permitir tener las tierras sin producir ya que de ello dependía la supervivencia familiar. Por eso se aprovechaban todas las tierras, incluso las que no disponían de agua. Éstas se dedicaban al garbanzo, cereal o para cultivar alimento para el ganado. Pero con el paso del tiempo y la disminución de la gente dedicada a la agricultura, las tierras se han ido dejando de cultivar, y las pocas que se cultivan son las que disponen de agua. La mayoría de tierras de secano han quedado como pastos del ganado si no abandonadas.

Hoy en día los cultivos de secano han quedado reducidos a grandes cultivos de cereal. Pero estamos en un momento de cambio climático en el que muchas zonas sufren sequías constantes y el agua es un bien escaso. Creemos que en esta situación es importante reactivar el cultivo en zonas de secano. Cuando hablamos de cultivar sin agua, pensamos en cereales y poco más, creemos que para tener una buena huerta es necesario disponer de agua, pero la realidad no es así. Las semillas y las plantas han demostrado una gran capacidad adaptativa. Las semillas que durante años han sido cultivadas con abundancia de agua, se han acostumbrado a ello y no soportan la falta de agua. En cambio las semillas que se han ido cultivando con déficit de agua, han ido produciendo plantas resistentes y adaptadas a situaciones de sequía.

IMG_20180329_122347
Tierra sin cultivar desde hace 30 años

Por ello y aprovechando la tregua que el temporal ha dado en semana santa, hemos decidido recuperar varias tierras de secano que llevaban muchos años sin ser cultivadas.

En el pueblo hay un dicho que reza, “en marzo el garbanzal, ni nacido ni por sembrar”. Así que haciendo caso a la sabiduría popular, decidimos sembrar garbanzos.

IMG_20180217_153856
Garbanzos tipo Desi cosechados en 2017

El garbanzo, Cicer arietinum, es probablemente la primera legumbre cultivada en la historia, hay datos que hablan de él ya en el año 9000 A.C en la antigua Mesopotamia. Existen distintas variedades de garbanzo, pero se pueden resumir en dos tipos; tipo Desi de grano pequeño, amarillento o negro y con formas angulosas como el de Pedrosillano, y tipo Kabuli de grano medio o grande, redondeado y arrugado. En España el garbanzo más habitual es de tipo Kabuli, ejemplo de ello son el blanco lechoso, el venoso y el castellano. La importación del garbanzo comercial que viene de miles de kilómetros y las modificaciones genéticas para aumentar la productividad y los beneficios económicos, están haciendo que las variedades tradicionales estén en verdadero peligro de extinción. Por ello hemos elegido un garbanzo tipo Desi que es el que se ha venido sembrando mayoritariamente en el pueblo.

Comenzamos segando toda la hierba y la guardamos para usarla posteriormente de acolchado. La tierra ha sido utilizada como pastos de ganado por lo que dispone de materia orgánica suficiente y no necesita ser abonada. Pero el suelo se encuentra muy compactado después de tantos años de pisar por lo que procedemos ha hacer un arado superficial para ablandar la primera capa de tierra y dejamos unos días que asiente antes de sembrar nada.

IMG_20180329_173739Preparado el suelo, realizamos unos surcos donde sembraremos los garbanzos. La abuela nos ha recomendado que después de tanto tiempo sin cultivar la tierra, es recomendable ampliar el marco de plantación. Nos cuenta que lo normal es sembrar mediante la medida del cabuche o azadilla, una cavada sí otra no, pero en este caso ampliaremos un poco más la distancia.

Una vez que nazcan los garbanzos y tengan un palmo de alto, se debe desherbar alrededor de las plantas para que no compitan por nutrientes, a medida que las plantas van creciendo, esto puede ir reduciéndose.

Es un cultivo poco exigente en agua, en años en los que el invierno ha sido lluvioso no suelen necesitar ningún riego a lo largo del cultivo.

A mediados de verano cuando las hojas y los capuchones o vainas estén secándose será el momento de cosecharlos. Para ello se corta la planta y se deja unos días secar del todo para posteriormente trillarlos y extraer la semilla del garbanzo.

Como hemos dicho, creemos que se debe ir recuperando los cultivos de secano, para ello hemos sembrado junto a los garbanzos, tres cultivos más, lentejas, quinoa y garbanzo negro. Veremos como se adaptan estos cultivos en nuestra huerta e iremos contándoos el resultado, además de otros cultivos de secano que tenemos preparados para mayo que seguro os sorprenderán.

IMG_20180411_090320
Garbanzo, garbanzo negro, lenteja y quinoa

 

 

 

PREPARACION DEL SUELO

¿Es necesario arar la tierra para poder cultivar? ¿Es beneficioso para el suelo? ¿Existen otras alternativas?

Estos días estamos recuperando varias tierras que llevan muchos años sin ser cultivadas y las estamos poniendo a punto para sembrarlas esta primavera. El primer paso para ponerlas a punto es preparar el suelo. Éste es un tema controvertido y la forma de acometerlo varía en función del tipo de agricultura que se desarrolle. Existen muchos tipos de agricultura, tantos como agricultores, pero nosotros entendemos la agricultura como un continuo donde en un extremo estaría el intervencionismo total, que podría coincidir con la agricultura tradicional y en otro extremo el mínimo intervencionismo representado por vertientes actuales como puede ser la permacultura, si bien existen muchas otras formas de entender la agricultura como la ecológica, regenerativa, biodinámica…

Arar la tierra tiene beneficios, pero también inconvenientes, por ejemplo la destrucción de microorganismos indispensables para un suelo equilibrado, y a la larga puede degradar la estructura del suelo.

IMG_20180329_122347
Tierra sin cultivar desde hace 30 años

Tradicionalmente antes de sembrar nada, se abonaba la tierra con abono del ganado de la zona y se procedía a arar la tierra para envolver el abono con la tierra, oxigenar el suelo y eliminar las hierbas y adventicias. Esta visión defiende la necesidad de arar el suelo para tener un rendimiento óptimo de la tierra. Pero esto también provoca la destrucción de microorganismos, lombrices, volatilización de elementos esenciales del suelo, erosión, evaporación del agua y a la larga provoca la degradación del suelo.

El extremo contrario, defiende actuar el mínimo posible sobre la tierra. En resumen, las hierbas y adventicias existentes en el suelo mediante sus raíces van perforando el suelo y convirtiéndolo en tierra esponjosa y oxigenada, y con la descomposición de la vegetación existente se abona el suelo. De esta manera la tierra por si misma obtiene todo lo que necesita, reduciendo la intervención a acciones menores como segar hierba para acolchar. Pero esto es la teoría, en la realidad encontramos suelos en los que no hay vida ni vegetal ni animal, que son puros pedregales, y mejorar estos sueles sin intervención es muy complicado.

Como hemos dicho, entendemos que la agricultura es un continuo, no es blanco ni negro y cada suelo es distinto a otros y necesita de un tratamiento diferente, por eso nosotros tomamos un método intermedio.

Nuestros principios fueron más cercanos a la agricultura tradicional en este aspecto. Antes del comienzo de la temporada añadíamos estiércol a la tierra y con una motoazada envolvíamos todo para nutrir y oxigenar la tierra. Pero hemos ido haciendo pruebas y experimentos, y hemos comprobado que hay otras alternativas.

El año pasado cogimos un nuevo huerto dedicado en su tiempo al cultivo del cereal. Era un suelo esquilmado, sin nutrientes, sin vida, sin vegetación, un suelo duro como la piedra en el que ni siquiera el pico se clavaba en la tierra. En estas condiciones decidimos hacer un experimento, con mucho trabajo abonamos con estiércol y aramos la tierra. Una vez arado, construimos unos bancales elevados y procedimos a taparlos con paja para evitar la erosión del suelo y la evaporación del agua. Una esquina de huerto la dejamos como estaba y procedimos a sembrar unas semillas de calabaza y calabacín y comparar los resultados en las dos zonas del huerto. En la zona arada los resultados fueron estupendos, todo lo sembrado se desarrolló adecuadamente, mientras que en la zona no arada las pocas semillas que germinaron no llegaron a desarrollarse.

IMG-20170907-WA0014
Bancales en proceso de transformación

 

Ahora mismo los bancales al no haberse pisado, haber ido incorporando materia orgánica en descomposición de los mismos cultivos, están en unas condiciones inmejorables, llenos de vida, llenos de lombrices e insectos. Ahora mismo estos bancales pueden ser sembrados sin necesidad de arar.

La conclusión a la que llegamos es que hay determinados suelos que es necesario arar inicialmente la primera capa de tierra para oxigenarla, descompactarla e incorporar materia orgánica para empezar a cultivar, pero una vez conseguido un suelo adecuado, a base de no pisar, sembrando biodiversidad, riegos adecuados, añadiendo restos de podas y buenos acolchados es posible cultivar sin modificar demasiado la estructura de la tierra.

Pero como he dicho cada suelo es un mundo y cada agricultor debe valorar los pros y los contras de cómo trabajar el suelo en función de sus necesidades.

CICLO DE VIDA DE LA CEBOLLA

Cebolla, cebolla tierna, cebolleta, calsots… ¿son lo mismo o son variedades diferentes?

Estos días me han preguntado sobre el cultivo de la cebolla tierna y de los calsots. Depende el sitio, a la cebolla tierna se llama de distintas formas, cebolla de verdeo, cebolleta…lo que lleva a algunas confusiones a la hora de diferenciar distintas variedades de cebolla. Espero que esta explicación ayude a entender un poco mejor el ciclo de la cebolla.

La cebolla, Allium cepa, es una planta bianual y es la variedad más común del género Allium. Dentro de este género  existen varias especies comúnmente denominadas “cebollas” como la chalota o la cebolla de verdeo.

La cebolla de verdeo, Allium fistulosum, conocida en Sudamérica como cebolleta o cebolla de verdeo es una especie del género Allium que se caracteriza por ser perenne, alargada (similar a un puerro) y que nunca hace bulbos.

200-semillas-de-cebolleta-allium-fistulosum-cebollin-verdeo-D_NQ_NP_128121-MLM20725624995_052016-F
Cebolla de verdeo Allium fistulosum

En España en cambio se denomina cebolla tierna a la cebolla (Allium cepa) que se cosecha cuando aun está verde, cuando no ha madurado del todo. También es conocida en algunos sitios como cebolleta. Pero ésta no es una variedad diferente de cebolla, simplemente es una cebolla cosechada antes de tiempo.

29103485_1714584355254680_6375750252216975360_n
Cebolla tierna
IMG_20180319_112302
Cebolla tardía de Lérida

En algunos sitios se llama cebolleta a la cebolla de segundo año. Este es el caso de los calsots catalanes. Los calsots son cebolletas tiernas poco bulbosas de segundo año, obtenidas normalmente a partir de la cebolla tardía de Lérida. Las semillas se plantan a finales de invierno y en verano se recolectan las cebollas. A mediados de septiembre se vuelven a plantar los bulbos en tierra. Estos bulbos van desarrollar nuevos tallos que se irán cubriendo o aporcando con tierra para conseguir blanquear el tallo lo máximo posible. La cebolla inicial se habrá dividido en tantos bulbos como tallos haya desarrollado. A finales de invierno, primeros de primavera, estas cebolletas estarán listas para cosechar.

IMG_20180318_131420
Calsots recién cosechados

El proceso de los calsots, responde al ciclo evolutivo de la cebolla. Son plantas bianuales, esto quiere decir que el primer año se desarrolla el bulbo y el segundo año la cebolla vuelve a echar tallos nuevos y se divide en varios bulbos nuevos. Si no se cosechan en este momento, la cebolla desarrollará una flor donde saldrán las semillas de la misma para asegurar su reproducción.

Para comprender más fácil este proceso, os dejo un esquema del ciclo de los calsots que he encontrado en internet y es muy explicativo. Espero haber contribuido a aclarar un poco el ciclo vital de la cebolla y las diferentes denominaciones que reciben las distintas variedades de cebolla.

ciclo-de-vida-de-los-calcots_es

 

CULTIVO DE JUDÍAS LOCALES

Judía, alubia, pocha, frijol, fabes, distintos nombres para nombrar a esta magnífica legumbre, un tesoro de nuestra tierra.

Nuestra huerta se encuentra en el municipio de La Horcajada, está dentro de la comarca agrícola del Barco de Ávila-Piedrahita, y según el Consejo regulador en esta  zona es donde se pueden cultivar judías del Barco de Ávila con la Indicación Geográfica Protegida (IGP). En 1989 estas judías obtuvieron el IGP y se convirtieron en el primer producto leguminoso en obtener dicha calificación. Desde entonces su fama ha ido creciendo hasta convertirse en una de las legumbres más apreciadas a nivel nacional.

LEGUMBRES

Legumbre es la semilla seca que contienen las vainas de las leguminosas. En esta zona siempre se ha cultivado legumbre, sobre todo judías y garbanzos. El IGP recoge siete variedades de judías: La judía blanca redonda o garbancera, la blanca riñón, morada larga o judía roja, morada redonda también conocida como pipo morado, la arrocina o chíchere, la planchada y el judión de Barco.

legumbres-judias-de-el-barco-de-avila-calidad-para-todos-los-gustos

La judía cuyo nombre científico es Phaseolus vulgaris, es una planta anual procedente de Sudamérica que actualmente se cultiva en todo el mundo bien en verde o bien en grano seco.

NUESTRAS JUDÍAS

Nosotros en nuestra huerta cultivamos tanto variedades de judía para cosechar en verde como en seco. La judía es una planta autógama que se autofecunda cuando la flor está todavía cerrada, por lo que las posibilidades de hibridación son muy pequeñas, aun así, tomaremos medidas para evitarla y conseguir semillas de calidad.

Este año vamos a sembrar varios tipos de judías con la intención de reproducirlas, por un lado las locales, judía riojana, planchada, judión, canela, morada larga, pipo morado y chícheres, todas ellas de La Horcajada.

IMG_20180315_104727
Judías cultivadas en La Horcajada

Por otra parte vamos a reproducir algunas variedades de judías nacionales como alubias de la Bañeza (cedidas por http://www.facebook.com/TodohuertaOptalidonGarcia/), fabes de la granja y fabes de mandilín de Asturias, alubia de Tolosa y  carillas madrileñas.

También vamos a hacer un pequeño experimento. Vamos a sembrar algunas matas de judías extranjeras para ver como funcionan en nuestra huerta e intentar reproducirlas. Hemos elegido para ello varios frijoles mejicanos y una judía rusa (obtenidas gracias a http://www.cultibook.com). De esta última haremos un especial seguimiento ya que nunca antes ha sido sembrada en España.

SU CULTIVO

Son cultivos que necesitan humedad constante y prefieren suelos ligeros que drenen el exceso de agua. Para su germinación necesitan temperaturas en el suelo superiores a 15º y entre 20 y 30 grados ambientales para su crecimiento, por encima y por debajo de esas temperaturas pueden darse malformaciones.

Nosotros las sembramos a partir del 15 de mayo cuando el riesgo de heladas tardías es menor. Aunque en la zona no suele hacerse, la víspera de sembrarlas se pueden poner a remojo para hidratarlas y acelerar la germinación. Elegimos una zona soleada del huerto, teniendo en cuenta las rotaciones de cultivo, intentando no repetir el mismo sitio del año anterior, evitando así un excesivo aporte de nitrógeno al suelo.

Separamos las judías de mata alta de las bajas para evitar que se den sombra unas a otras. Las de mata alta las entutoramos con cañas de bambú o bardas del río ya que pueden llegar fácilmente a los 3 metros. Nosotros usamos el riego por goteo asegurando así el aporte de agua justa en cada momento y en el lugar necesario.

Respecto a las plagas, no solemos tener ninguna reseñable, alguna presencia de pulgón negro que solucionamos sin problema con una mezcla de agua y jabón potásico en proporción 8:2 y una cucharada de bicarbonato.

Dejamos las vainas en la planta hasta que se secan completamente y entonces las recolectamos una a una y las desgranamos a mano. Una vez separadas las semillas las dejamos unos días en un lugar fresco y aireado para que terminen de secar y ya procedemos a guardarlas.

Separamos los mejores ejemplares para semilla y el resto las guardamos para consumir. La legumbre bien guardada puede durar muchos años, si bien su mejor momento para consumir es el primer año. La semilla en cambio puede mantener su capacidad germinativa hasta diez años.

A la hora de conservarlas hay que tener cuidado con los gorgojos. El gorgojo es un coleóptero herbívoro que se alimenta de vegetales y pueden llegar a ser una plaga en las legumbres almacenadas. Podemos detectarlos porque en las legumbres aparecen pequeños orificios redondos por donde penetran para comerse la legumbre desde dentro. Si no los detectamos a tiempo se reproducen rápidamente y acaban con toda la legumbre almacenada. Para evitarlo es recomendable revisar bien la legumbre antes de guardarla y usar un recipiente cerrado herméticamente. La abuela mete entre las judías hojas de laurel que repelen el gorgojo.

Las judías que guardamos para semilla, las metemos 48 horas en el congelador, así nos aseguramos que muere cualquier parasito que tenga.

Las judías tienen grandes beneficios para el campo ya que fijan nitrógeno a la tierra. En el plano nutricional, aportan proteínas de origen vegetal de alto valor biológico, hidratos de carbono complejos y son bajas en grasa. Son un alimento básico en la dieta mediterránea de hecho se recomienda consumir legumbres tres veces por semana, si bien en los últimos años se ha reducido drásticamente su consumo.

Desde aquí os animamos a aumentar el consumo de legumbres locales ya que no es lógico que teniendo legumbre de tan alta calidad, la mayoría que se comercializa provenga de miles de kilómetros de distancia. Si aumentamos el consumo de productos de agricultores locales conocidos, contribuiremos el desarrollo económico local, mejoraremos el medio ambiente y nos aseguraremos unos alimentos de calidad y alto valor nutritivo.

RECETA

Para terminar, os presentamos nuestro plato preferido de judías, las judías moradas con arroz que hace la abuela.

Ingredientes:IMG_20180320_134010

  • Judía morada larga
  • Arroz
  • Cebolla del huerto
  • Ajo del huerto
  • Laurel
  • Perejil del huerto
  • Chorizo de casa u oreja de cerdo
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimentón

La noche anterior se lavan las judías y se ponen a remojo en agua limpia. Al día siguiente se ponen a cocer con unas hojas de laurel, unos trozos de chorizo o de oreja y un poco de sal en el mismo agua en la que han estado a remojo, de esta forma el caldo es más espeso y consistente. Se hace un machado de ajo y perejil y se añade a las alubias. Por otro lado se hace un refrito de aceite, cebolla y pimentón que se le añade al guiso. Se dejan cocer unos 30 minutos y se añade el arroz, dejando cocer otros 20 minuto más. Es recomendable comer la judías recientes antes de que el arroz se pase. Un truco que utiliza la abuela para evitar los aires que provocan las judías,,es añadir al guiso un poco de comino. Es un plato simple, rico y altamente nutritivo.

Salud y buenos alimentos.

_DSC0039 uu

 

 

PROBANDO VARIEDADES DE INVIERNO

En invierno a pesar del frío y las nevadas también podemos disfrutar de la huerta.

Este invierno decidimos hacer un pequeño experimento, queríamos comprobar como se comportaban las mismas hortalizas en diferentes lugares. Para ello hemos elegido algunas hortalizas resistentes al frío y las hemos sembrado en nuestra huerta de La Horcajada y en nuestro huerto de Madrid, para así poder comparar resultados y ver las diferencias de una zona a otra. Si bien la diferencia media de temperatura entre ambos sitios no es mucha, puede variar unos tres grados, en épocas de heladas y nevadas hay días que en Ávila se pueden alcanzar los -10 grados, y esto hace que sean diferentes las variedades que se puedan cultivar en un sitio y otro.

28166662_1692532294126553_2368966878546997623_n
Brócoli

Para esta prueba elegimos varias crucíferas que se caracterizan por tener una temperatura de congelación baja como berzas, coles de Bruselas, lombarda, romanescu y brócoli, y hortalizas de hoja como la escarola y la acelga.

28279077_1692532320793217_3083700152176946003_n
Romanescu

A mediados de julio preparamos los semilleros con las variedades elegidas y a mediados de septiembre las trasplantamos a su lugar definitivo de forma que las primeras heladas cogieran a las plantas con un tamaño y fuerza suficiente para resistirlas.

En Madrid,  el Brócoli, Romanescu, coles de Bruselas, repollo, lombarda y berzas se han desarrollado perfectamente a la intemperie y la acelga y escarola se han mantenido en estado vegetativo, esperando la subida de las temperaturas para volver a activarse.

En La Horcajada en cambio, hemos tenido diferentes resultados. Las lombardas, coles de bruselas, romanescu y repollos soportan perfectamente las heladas y se desarrollan completamente. El brócoli y las berzas en cambio, no soportaron las grandes nevadas y heladas en las que se alcanzaron casi los -10° y las acelgas no pasaron de las primeras heladas.

En Madrid este año hemos tenido una grata sorpresa con unas hortalizas orientales. Hemos sembrado Pak choi, tatsoi, mizuna y horenso y se han adaptado sin ningún problema al frío de Madrid. Han sido muy productivas y sencillas de  cultivar y nos han gustado mucho por su sabor y sus posibilidades en la cocina como en ensaladas, al vapor o cocidas.

28472270_1476429329134840_5933064674483372032_o
Horenso, Tatsoi y Mizuna. Foto cedida por http://www.cultibook.com

Viendo estos resultados, el año que viene volveremos a sembrar repollos, lombardas, romanescu y coles de Bruselas que se adaptan perfectamente a nuestra climatología (una curiosidad, las coles de Bruselas después de las primeras heladas mejoran su sabor), y adelantaremos la siembra del brócoli y de la berza para poder cosecharlos antes de la llegada de las fuertes heladas. También probaremos estas nuevas variedades orientales en La Horcajada ya que han demostrado tener un punto de congelación muy bajo, en el caso del tatsoi aguantan hasta -10º. Uniremos las variedades tradicionales y las novedades extranjeras para poder disfrutar también en invierno de nuestra huerta en todo su esplendor.

EL JABÓN DE LA ABUELA

¿Se os resiste alguna mancha? Con este jabón no tendréis problema, ¡lo limpia todo!

Desde que empezamos  cultivar nuestra huerta, la abuela ha sido de gran  ayuda,siempre nos ha transmitido sus conocimientos sobre el campo y todo lo relacionado  y con el. Estos días nos ha enseñado como hacer jabón a partir del aceite usado para cocinar. Aunque no es un tema puramente de la huerta, queremos enseñaros como recicla el aceite. En vez de tirarlo por el fregadero que es muy contaminante, lo va guardando en botes y cuando tiene suficiente lo convierte en jabón. Antiguamente se usaba cualquier tipo de  grasa, mayoritariamente la manteca de cerdo que es la que más abundaba en la zona, pero hoy en día lo más habitual son las grasas vegetales. La abuela sigue usando esta receta conocida en el pueblo desde hace muchos años, y no me extraña, el jabón obtenido es muy efectivo, no hay mancha que se le resista, y ahora comparte con nosotros como lo hace ella usando materiales reciclados.

Para hacer este jabón vamos a necesitar los siguientes materiales (esta es la cantidad que ella utiliza, pero se pueden hacer otras cantidades siempre que se respete esta proporción):

  • 6 litros de aceite usado
  • 6 litros de agua
  • 1 kilo de sosa cáustica
  • Recipiente para mezclar
  • Moldes

El primer paso es mezclar el agua con el aceite. Es recomendable calentar el agua previamente, así la mezcla posterior con la sosa es mucho más sencilla y tarda menos en reaccionar. A continuación echamos la sosa caustica con mucho cuidado ya que ésta reacciona calentándose y puede saltar y quemarnos. Vamos echando la sosa poco a poco y vamos removiendo con un palo hasta que la mezcla adquiere un aspecto consistente.

dsc_0293-e1520414764335Ahora es momento de echar la mezcla a los moldes. La abuela nos cuenta que antes usaban como moldes las cajas en las que vendían las sardinas, pero ahora utiliza tetra brik de leche, aunque se puede utilizar cualquier molde que tengamos.

En estos moldes dejaremos el jabón hasta que solidifique completamente. Dependiendo del tiempo que haga, tardará más o menos en endurecerse, pero normalmente bastará con dejarlo hasta el día siguiente.

Una vez que el jabón está duro, lo saca de los moldes con cuidado de que no se manche y lo corta en forma de pastillas para que sea más sencillo de usar, y lo hace con un cuchillo grande o un cable duro. Una vez cortado en pastillas, lo envuelve y guarda para una mejor conservación.dsc_0299

Nos cuenta que aunque ella no lo hace, hay quien  añade algún tipo de aceite de aromática o una pequeña cantidad de algún jabón con fragancia para que dé olor al jabón.

Este jabón es realmente bueno y es una forma de reciclar el aceite usado. Nosotros siempre que no podemos limpiar algún tipo de mancha en la ropa, recurrimos a él y siempre conseguimos limpiarla por difícil que sea.

VENTAJAS DE PREPARAR SEMILLEROS

Preparar semilleros con nuestras propias variedades es un tema complicado y laborioso pero el resultado compensa con creces el esfuerzo.

Falta poco para que llegue la primavera y es tiempo de semilleros. Después de haber planificado nuestra huerta, y a la espera de que la tierra drene el agua acumulada por las últimas nieves para poder prepararla, nos dedicaremos a preparar los semilleros con nuestras variedades favoritas y las que tenemos que reproducir.

Hay quien piensa que los semilleros son complicados y requieren mucho tiempo y espacio y que no merecen la pena ya que es más fácil comprar los plantones comerciales que vienen listos para plantar, pero vamos a ver como preparar nuestros propios semilleros tiene muchas ventajas.

  • Los semilleros proporcionan condiciones óptimas para asegurar el nacimiento y crecimiento de la planta. La mayoría de semillas pequeñas necesitan unas condiciones climatológicas adecuadas para germinar y crecer, su crecimiento es lento y hasta que alcanzan un tamaño considerable son muy frágiles y sensibles a las condiciones meteorológicas. Con una siembra directa sería muy difícil que sobrevivieran al frío, calor extremo, viento, lluvia o depredadores de la naturaleza.
  • Permiten adelantar la fecha de plantación. Muchas hortalizas necesitan 2-3 meses de crecimiento en condiciones óptimas antes de ser transplantadas a tierra. Si esperásemos a la llegada del calor y buen tiempo para sembrarlas directamente, en muchos casos no habría tiempo para completar su ciclo de cultivo y además habría muchas plantas que no sobrevivirían a la siembra directa.
  • En una siembra directa muchas de las semillas morirían, de esta forma podemos usar muchas menos semillas.
  • Otra ventaja de los semilleros es poder cultivar variedades que no están disponibles en los planteles comerciales. Teniendo nuestra propia semilla podemos elegir las variedades más adaptadas a nuestra zona y las que mejor se adaptan a nuestras necesidades y gustos.
  • Otra razón importante para mí, es la satisfacción personal de ver el ciclo completo de la semilla, poder ver la germinación, crecimiento, floración, fructificación y obtención de la nueva semilla. Así tendremos nuestras propias semillas libres adaptadas a nuestro terreno.

Vamos a ver cómo preparar nuestros semilleros paso a paso para que nuestras plantas crezcan sanas y fuertes y estén listas para ser trasplantadas con la llegada de la primavera, en nuestro caso a partir del 15 de mayo tomando precauciones por las últimas heladas.

img_20180227_205809
Semilleros de pimiento

El primer paso es decidir que variedades vamos a usar para hacer semilleros. Hay hortalizas que es mejor sembrar directamente en la tierra, bien porque no soportan bien los trasplantes o porque crecen muy rápido y son menos sensibles a las condiciones ambientales. Se pueden hacer semilleros con muchas variedades pero nosotros lo hacemos sobretodo con los tomates, berenjenas y pimientos. Con las lechugas y cebollas realizamos un tipo de semillero pero en la huerta directamente, echamos las semillas en una esquina donde la tierra esté suelta y mantiene la humedad, y a medida que van creciendo las vamos trasplantando a su lugar definitivo.

El siguiente paso es elegir el sustrato. Las semillas para germinar solo necesitan calor, humedad y oscuridad. Pero como van a estar por lo menos un par de meses en el sustrato, debemos elegir uno adecuado. Lo ideal es una mezcla de humus de lombriz y fibra de coco en una proporción 40/ 60 y un poco de perlita para ayudar a mantener la humedad. Si no se dispone de esto, se puede usar un sustrato de turba vegetal que esté bien suelta, mantenga la humedad y sea esponjosa para favorecer la germinación.

img_20180223_205633
Semillero de cartón con moho

El recipiente donde vamos a colocar el sustrato debe ser lo suficientemente grande para que la planta se desarrolle adecuadamente. Hemos probado muchos tipos de recipiente, la mayoría de ellos reciclados, pero también comprados. Los que mejor se adaptan a nuestras necesidades son los botes de yogur reciclados y los vasitos de plástico. Hemos probado las típicas bandejas de plástico pero su consistencia es endeble y traspasan el calor a la raíz y las plantas se resienten. También hemos usado botes de cartón biodegradables, pero absorben la humedad de la tierra secando el sustrato y en ocasiones desarrollando moho.

Llenamos los recipientes con el sustrato elegido, echamos unas tres semillas para asegurar que alguna germine y tapamos con más tierra, dejando un cuarto del recipiente vacío para facilitar los riegos. La distancia a la que hay que enterrar la semilla es más o menos el doble de su tamaño. A continuación regamos con cuidado para que el agua no arrastre la semilla al fondo y dificulte su germinación. El sustrato debe estar siempre húmedo pero no encharcado, por lo que haremos unos orificios a los recipientes para que drene el exceso de agua. Si la semilla se queda sin humedad se interrumpe el ciclo de germinación y la semilla muere.

Nosotros usamos para regar un pulverizador, que nos permite regar todo el sustrato sin arrastrar las semillas. También se puede hacer por capilaridad, de esta forma evitamos mojar las plantas.

img_20180227_210104
Brócolis ahilados

Una vez que la semilla ha germinado y han salido los cotiledones, deberemos poner las plantas al sol para que no se ahílen. Sí les falta luz solar, las plantas crecen rápidamente buscando luz, hasta que el tallo no soporta el peso debido a su delgadez y se termina doblando y muriendo.  Si ocurre esto, se puede intentar solucionar trasplantando a otro recipiente más profundo en el que se pueda  enterrar lo máximo posible el tallo.

Lo ideal es que hasta que no hayan salido varias hojas verdaderas estén en un sitio soleado pero sin luz directa, por ejemplo detrás de una ventana, para que el sol directo no dañe a las pequeñas plántulas.

Cuando las plantas tienen unos 5 centímetros procederemos al repicado y blanqueo de las plántulas. Puede que se de el caso de que hayan nacido todas las semillas que hemos echado, en este caso podemos hacer dos cosas, dejar la más fuerte y cortar las otras (clareo) o trasplantarlas con mucho cuidado a recipientes independientes (repicado).

A medida que van creciendo deberemos ir adaptándolas poco a poco al exterior para que una vez que tengan el tamaño adecuado, unos 10 centímetros mas o menos, poder trasplantarlas a su lugar definitivo.

Puede darse el caso de que las semillas que disponemos sean viejas, mal conservadas o que las hayamos cosechado mal. En este caso tendremos problemas para que germinen. Para evitar sorpresas de que no nos nazca ninguna planta, podemos hacer un test de germinado.

Ponemos unas cuantas semillas dentro de una servilleta de papel o similar, la humedecemos y lo envolvemos en papel de plata, film transparente u otro recipiente que mantenga la humedad. La ponemos en una fuente de calor, yo suelo usar el rúter de internet de casa que aporta una temperatura no excesiva y constante. Dejamos las semillas alrededor de una semana e iremos abriendo el paquete a menudo para comprobar que mantiene la humedad y ver su evolución. Al cabo de una semana más o menos, comprobaremos si nuestras semillas germinan o no, y en caso de que alguna haya germinado, con mucho cuidado se puede pasar al semillero y seguir con el proceso.

Quiero animaros a preparar vuestros propios semilleros, es una experiencia muy bonita, además nos permite disponer siempre de nuestras variedades favoritas y es la única forma de conservar las semillas tradicionales.